Rosa del Carmen Scilipotti (Loly)

 


[página principal] [portugués] [deficiencia de alfa-1] [boletín informativo] [donativos]

[entérate] [grupos de apoyo] [enlaces] [detección y registro] [historias para compartir] [articulos médicos]

[mailing list] [otros temas de interés] [nuevo] [contáctanos]


Recuerdos de Loly…

Me llamó una noche,  estaba nerviosa, un amigo en común  le dio mi teléfono, recién se había enterado de su diagnóstico y que su carga genética la heredarían sus hijos y nieto…

Es mucho  y muy intenso, no nos conocíamos. 

Ella me parecía frágil, amable pero desbordada por la misma noticia que me había tocado recibir unos años antes.  Las dos casi de la misma edad y madres de 3 hijos casi de las mismas edades…

Y allí comenzó una hermosa relación que mantuvimos vía telefónica, por mensajitos al celular y por mail.

Al cabo de un tiempo me contó que había estado muy mal, el médico que la atendía en Mendoza no se comunicaba con el Dr. en Buenos Aires y su medicación me pareció inadecuada.  Este profesional no aceptaba darle los broncodilatadores correctos, por lo que le aconsejé consultar con nuestro médico, el mismo que le había hecho el diagnóstico y concertar una cita en Buenos Aires en su consultorio.

Y ese día la conocí personalmente: Bella,  radiante,  llena de vida y  muy muy muy cariñosa!

El encuentro fue en el Hall del hotel donde se hospedaron con Daniel, quien la acompañó a la consulta.  Después de ese día todo pareció encaminarse  en la vida de Loly.

Encontrar la medicación adecuada y cambiar de profesional en Mendoza la hicieron volver a ser la persona activa y solidaria que era. Ocuparse de sus padres, de su hermano que por aquella  época se dializaba casi día por medio esperando un transplante renal.

Comenzó a disfrutar de su vida, de su nieto Mateo que estaba por cumplir 1 año…

Su vida con sus hijos, su familia de origen como llamaba a sus padres y hermano…su relación con su esposo, con sus amigas, todo pareció dar un vuelco favorable, se alejaron los fantasmas, empezó a salir, a  hacer ejercicio, a tener menos miedos.

Luego le dí las coordenadas del patio, le expliqué que era un grupo de personas que habían formado una asociación y creado un foro en el que uno se podía sentir mejor que en casa, porque suele ocurrir que a la familia no le gusta escuchar nuestros problemas…

Allí se sintió como pez en el agua.  

En poco tiempo estableció una amistad sincera y profunda, a tal punto que estaba planificando un viaje para ir a conocerlos , tenía pensado ir con su marido o su hija.

Como su ritmo de vida se incrementaba debido a problemas de salud de sus padres y porque Daniela se mudó a Mendoza Capital para estudiar, Loly recorría muchos kilómetros desde la finca de los padres a la ciudad a ver a la hija.  Estos trayectos los realizaba en la altura, si bien es la ladera de la montaña, cuando la altura se aproximaba a los 1000 metros notaba la falta de aire. Este ajetreo la agotaba,  por lo que realizó una consulta al médico en Buenos Aires. El doctor le recomendó el uso de oxígeno.

Para otra persona esto hubiera sido una catástrofe, ella lo tomó como un elemento necesario  y sin cuestionar absolutamente nada, cargó  su mochila con una sonrisa, dejó la angustia en Buenos Aires y siguió adelante, dándonos ánimo ella a nosotros que tratábamos de disimular esta situación, que para todos es una piedra a sortear…cuando nos llega el momento.

Y así continuó de aquí para allá, ocupándose de todos sus seres queridos, feliz de vivir cada día y sin descuidarnos a nosotros escribiéndonos correos multicolores y archivos repletos de palabras hermosas, sanos consejos y bellos paisajes.

Luego supo que sería abuela de una nena…estaba muy feliz y como había mucho que festejar y se acercaban las fiestas de fin de año, en diciembre del año pasado resolvió organizar  fin de año en Mar del Plata con toda la familia!

Ya había decidido que ése era su lugar en el mundo, al lado del mar se sentía muy bien y no necesitaba usar oxígeno...lo comprobó en una visita anterior donde disfrutó de unos hermosos días junto a Daniel y dos anfitrionas muy queridas:  Susana  y Victoria.

 Y allí andará, entre Mendoza y Mar del Plata, entre sus amores y su lugar especial…

Al recordarla me cuesta reconocer que no se fue sola, porque con ella también se fue Daniela, hermosa y joven, llena de vida, de proyectos… No puedo evitar esta tristeza, solo puedo decir que tuvimos el privilegio de conocer a una persona que, lejos de ser frágil, demostró una entereza que espero poder imitar cuando las circunstancias así me lo requieran.

“Con una amplia sonrisa te conocí y así deseo recordarte, querida amiga”!

Marta Gómez, alfa de Argentina


Última revisión en 05/06/2012


[página principal] [portugués] [deficiencia de alfa-1] [boletín informativo] [donativos] [entérate] [grupos de apoyo]

[enlaces] [detección y registro] [historias para compartir] [artículos médicos] [mailing list]

[otros temas de interés] [nuevo] [contáctanos]


La información presentada en esta página web no debe ser un sustituto de la

consejería o tratamiento médico. La Fundación recomienda que consulte con su

 médico o profesional de la salud. Esta página es administrada por la

Fundación Alfa-1 de Puerto Rico.


Fundación Alfa-1 de Puerto Rico

PMB 318, 2000 Carr. 8177, Suite 26

Guaynabo, Puerto Rico (USA) 00966-3762

Tel. 787-647-7073

Página en Internet: www.alfa1.org 

E-mail: info@alfa1.org