Alvaro José Gómez


[página principal] [portugués] [deficiencia de alfa-1] [boletín informativo] [donativos]

[entérate] [grupos de apoyo] [enlaces] [detección y registro] [historias para compartir] [articulos médicos]

[mailing list] [otros temas de interés] [nuevo] [contáctanos]


Alvaro siempre permanecerá en el recuerdo de todos los que tuvimos el privilegio de conocerle. En su honor y para que otros puedan beneficiarse, publicamos uno de los escritos que Alvaro hiciera al listado Alfa-1-Hispano. 

FOTO: Alvarito  junto a uno de sus nietos

wpe14.jpg (29204 bytes)

. . . no hubo nada que leyera, para mi asombro y enseñanza (en referencia a un mensaje electrónico de una de las integrantes del maling) que no creyera que estaba yo o alguno de mis hijos hablando de mí. Esto ha ocurrido desde el primer día en que ingresé a la lista (Alfa-1-Hispano Mailing List); pero hay un colmo: es la tercera vez que encuentro a Alfas o a algún paciente de EPOC, no precisamente Alfa, que llama "Arturito" a su concentrador y por extensión, tubo, mochila o santa máquina de a como sea.

Y más que pensar en la globalización y las comunicaciones, que naturalmente son determinantes para una cosa así, pienso que es un buen ejemplo de cómo las cosas se repiten en los que tienen la misma enfermedad que yo y eso me ayuda un montón. Primero, me hace sentir menos el "por qué a mí", que me jorobaba mucho, porque ya hay un nosotros. Segundo, me siento menos culpable por dar respuestas que a veces no resultaban adecuadas y por eso suponía que todo lo hacía como una manera de hacerme daño, de "boicotearme", lo que me deprimía más. Más depresión, más agresión, a falta de aire para agarrame a las piñas con la vida, más depresión, y así y así. Ahora viendo los casos de los demás sé que es un estado fundamentalmente producido por las sensaciones que nos provoca nuestra enfermedad, nuestra falta de oxígeno, las colaterales de nuestras medicaciones, los cambios en "nuestros tiempos de resolución" de las cosas tan diferentes a la gente "normal", entre otras cosas. Veo que hay una descripción de un "síndrome", o sea una serie de características y síntomas psicofísicos que se repiten de modo muy similar en circunstancias parecidas. Es mas entendible y menos fatal. Tercero, los demás me adelantan que si yo no llegué a tal cosa no es que no exista la posibilidad, no siento ahora que es "un imposible" sino que estoy en otra etapa, pero que tengo que seguir buscando porque esa puerta existe. Y hay esperanza muy fundada y eso ya hace que la vida sea muy distinta a cuando ningún camino parecía tener la salida.  Cuarto, siento que el vehículo para esto es el afecto. Lo damos pero también ponemos en claro que lo pedimos. Y en los 600 y pico de meses que llevo pasados no encontré ningún otro lugar que no fuese el amor a donde irme a vivir.

Como receta de viejo, una frase de Titus Horatius Flacus en su Arte Poética: "no elijas una piedra tan pesada que tus hombros no puedan llevar". Dicho de otra manera: muchos pasos cortos y no a zancadas.
(¡Realmente qué de viejo me salen los consejos a esta altura de doparti!)


Última revisión en 05/06/2012


[página principal] [portugués] [deficiencia de alfa-1] [boletín informativo] [donativos] [entérate] [grupos de apoyo]

[enlaces] [detección y registro] [historias para compartir] [artículos médicos] [mailing list]

[otros temas de interés] [nuevo] [contáctanos]


La información presentada en esta página web no debe ser un sustituto de la

consejería o tratamiento médico. La Fundación recomienda que consulte con su

 médico o profesional de la salud. Esta página es administrada por la

Fundación Alfa-1 de Puerto Rico.


Fundación Alfa-1 de Puerto Rico

PMB 318, 2000 Carr. 8177, Suite 26

Guaynabo, Puerto Rico (USA) 00966-3762

Tel. 787-647-7073

Página en Internet: www.alfa1.org 

E-mail: info@alfa1.org